Bienvenidos

HECHOS 20:24
No me preocupa si tengo que morir. Lo que sí quiero es tener la satisfacción de haber anunciado la buena noticia del amor de Dios, asi lo ordeno El Señor.

martes, 28 de agosto de 2012

El Milenio

        

                1000 AÑOS CON CRISTO
En el presente tema, meditaremos, a la luz de Sagrada escritura, lo que ella nos enseña respecto al “milenio” para tal estudio seremos lo más acuciosos posibles y con toda perspicacia en el tema abre tu biblia e iniciemos porque nos tomaremos un buen tiempo en escudriñar este bello tema.

La muerte entró y está en al mundo. La naturaleza se volvió contra la Humanidad, nuestro mundo físicamente es un caos por eso  anhelamos cuando Nuestro Señor Jesucristo regrese a reinar, porque sabremos que la tierra cambiará radicalmente una vez más. Los agentes de cambio serán terremotos y fenómenos sobrenaturales en los cielos (Ap. 6:12-14). Todas las islas serán movidas (Ap. 16:18-20). Cada valle será alzado y cada monte será reducido (Is. 40:4). La topografía de Israel cambiará radicalmente, con Jerusalén convirtiéndose en el lugar más alto sobre la tierra (Is. 2:2).

En mi opinión personal el planeta tierra ha sufrido tres distintas fases, la primera tierra cuando esta desordenada y vacía, luego una nueva tierra, la número 2, existió hasta la época de Noé. Cuando ocurrió el diluvió universal, esta segunda tierra fue “destruida” (2 P. 3:6) en el sentido que cambió radicalmente otra vez. La capa de vapor de la tierra colapsó, su masa terrestre se separó en continentes, la tierra giró sobre sus ejes y la presión del agua forzó la formación de nuevas cordilleras montañosas. Hemos estado viviendo en la tierra número tres desde entonces.

Cuando empecé a estudiar la profecía bíblica, ME PREGUNTE, “¿Qué propósito cumpliría el Milenio?”, .La Palabra claramente enseña que el Señor va a regresar a esta tierra para reinar por mil años. Pero yo seguía preguntando, “¿por qué?” Desde entonces he descubierto que la mayoría de los amilenialistas sienten de esa misma forma. Ellos preguntarán, “¿por qué querría el Señor regresar a este mundo putrefacto? ¿Cuál posiblemente podría ser Su propósito para regresar a este mundo para reinar por mil años? ¿Por qué necesitan el Señor o el mundo un Milenio?” Mi estudio de la Palabra me ha llevado a la conclusión de que Dios tiene varios propósitos de vital importancia para el Milenio.

El Milenio es esencial para el cumplimiento de todas las promesas que Dios ha hecho a los judíos, la Iglesia, las naciones y la creación. También es esencial para Su determinación de demostrar que la fuente de todo mal es la naturaleza caída del Hombre, no la corrupción de la sociedad, y que la única esperanza para este mundo es Jesús, no reformas políticas. Más importante, el Milenio es esencial para el propósito de Dios de glorificar a Su Hijo. Él va a manifestar la gloria de Jesús ante Sus santos redimidos y ante todas las naciones del mundo. “Se acordarán, y se volverán a Jehová todos los confines de la tierra, y todas las familias de las naciones adorarán delante de ti. Porque de Jehová es el reino y El regirá las naciones… La posteridad le servirá.; esto será contado de Jehová hasta la postrera generación. Vendrán y anunciarán su justicia; a pueblo no nacido aún, anunciarán que El hizo esto” (Salmo 22:27-31).  
ENTONCES EL MILENIO SE ESTABLECERÁ POR LAS SIGUIENTES RAZONES

 PORQUE HUBO UNA PROMESAS A LOS JUDÍOS 

La primera razón por la que debe haber un Milenio es que Dios ha hecho promesas a los judíos que El cumplirá durante esa época. Dios ha prometido que El reunirá en la tierra de Israel al remanente de judíos (Ezequiel 36:22-28 y Zac. 10:6-9). El derramará Su Espíritu sobre este remanente (Is. 32:15; 44:3), aumentará grandemente su número y su tierra (Ez. 36:10-11; 48:1-29) y los hará la nación más importante de todo el mundo (Is. 60-62). Servirán como una lección objetiva de la gracia y la misericordia que Dios otorga a aquéllos que se vuelven a El en arrepentimiento: “Y sucederá que como fuisteis maldición entre las naciones, oh casa de Judá y casa de Israel, así os salvaré y seréis bendición” (Zac. 8:13). Zacarías dice que las bendiciones de Dios sobre el remanente judío serán tan grandes en esos días que “…diez hombres de las naciones de toda lengua tomarán del manto a un judío diciendo: „Iremos con vosotros, porque hemos oído que Dios está con vosotros” (Zac. 8:23).

HUBO UNA PROMESAS A LA IGLESIA

Una segunda razón para el Milenio se relaciona con una promesa que Dios ha hecho a la Iglesia. Dios ha prometido que los Redimidos en Cristo reinarán sobre todas las naciones del mundo. Esta promesa fue dada a través del profeta Daniel en las siguientes palabras: “Y que el reino, y el dominio y la majestad de los reinos debajo de todo el cielo, sea dado al pueblo de los santos del Altísimo, cuyo reino es reino eterno, y todos los dominios le servirán y obedecerán” (Daniel 7:27). En el Nuevo Testamento, Pablo repitió la misma promesa en los términos más sencillos: “Si sufrimos, también reinaremos con él” (2 Ti. 2:12). Jesús afirmó la promesa en Su carta a la iglesia de Tiatira cuando escribió: “Al que venciere y guardare mis obras hasta el fin, yo le daré autoridad sobre las naciones, y las regirá con vara de hierro…” (Ap. 2:26-27). Cuando Juan se le explico en visión el salón del trono de Dios, escuchó una hueste celestial entonando un cántico que contenía el siguiente versículo: “Y nos has hecho para nuestro Dios reyes y sacerdotes, y reinaremos sobre la tierra” (Ap. 5:10).

Esta promesa a la Iglesia de dominio mundial va a ser cumplida durante el Milenio. Eso es a lo que Jesús se estaba refiriendo en el Sermón del Monte cuando dijo: “Bienaventurados los mansos, porque ellos recibirán la tierra por heredad” (Mt. 5:5). Jesús reinará como rey del mundo desde el Monte Sión en Jerusalén (Is. 24:23 y Zac. 14:9). Los Redimidos, en sus cuerpos glorificados, le ayudarán con Su reinado sirviendo a nivel mundial como administradores, jueces y tutores espirituales de aquéllos que entren en la carne al reino – y de sus hijos (Dn. 7:18,27; Jer. 3:15; Lc. 19:11-17).

HUBO UNA PROMESA A LAS NACIONES

Dios ha prometido que vendrá un tiempo cuando las naciones serán provistas con su más grande sueño – a saber, la paz mundial. Éste ha sido un sueño internacional desde el comienzo del tiempo, pero ha demostrado ser imposiblemente evasivo. Conferencia de paz tras conferencia de paz han sido llevadas a cabo. Múltiples tratados han sido firmados. Organizaciones mundiales han sido formadas. Y aún, la guerra continúa causando estragos a las naciones. “El jardín de las Naciones Unidas contiene varias esculturas y estatuas que han sido donadas por diferentes países. Ésta es llamada „Convirtamos las espadas en rejas de arados y fue un obsequio de la entonces Unión Soviética presentado en 1959. Elaborada por Evgeniy Vuchetich, la estatua de bronce representa la figura de un hombre sosteniendo un martillo en una mano y, en la otra, una espada que está convirtiendo en una reja de arado, simbolizando el deseo del hombre de poner fin a la guerra y convertir los medios de destrucción en herramientas creativas para el beneficio de toda la humanidad”

Y POR HAY UNA PROMESA A LA CREACION

Dios también ha hecho promesas a Su creación, las que cumplirá durante el Milenio. Dios ha prometido remover la maldición que puso sobre la creación debido al pecado del Hombre. Él ha prometido liberar a la creación de su atadura de corrupción y restaurarla a su belleza, balance y paz originales (Ro. 8:18-23). Los animales carnívoros se convertirán en herbívoros (Is. 11:6). Los animales mortíferos dejarán de ser venenosos (Is. 11:8-9). El reino vegetal florecerá y producirá abundantemente (Is. 35 y Ez. 34:25.31). La tierra de Israel será transformada tan radicalmente que los visitantes proclamarán en asombro: “Esta tierra que era asolada ha venido a ser como huerto del Edén” (Ez. 36:35).

PARA CUMPLIR LAS PROMESAS DEL SEÑOR JESUS


La razón más importante para el Milenio es que Dios va a usarlo para cumplir las promesas que ha hecho a Su Hijo. Dios ha prometido darle a la Humanidad y a la tierra un descanso de sus guerras. Pero esa paz no vendrá hasta que el Príncipe de la Paz regrese. Sólo entonces las naciones “volverán sus espadas en rejas de arado, y sus lanzas en hoces”. Sólo entonces veremos el sueño de un mundo donde “no alzará espada nación contra nación, ni se adiestrarán más para la guerra” (Is. 2:4).

Es muy cierto que con este estudio, hay diversidad de exegesis y de presentaciones, dado el caso muy especial y por cuanto este acontecimiento es nada menos que el tiempo del REINO DE JESÚS. La iglesia de Dios no trata de imponer la enseñanza, sino antes bien lo invitamos a que juntamente con nosotros estudie la Sagrada escritura, y por sí mismo pueda comprender el mensaje del evangelio.

El Reino de Jesucristo ha sido de mucha controversia por lo tanto, merece nuestra atención, y no dejarlo en un segundo término lo que tanto nos beneficia en nuestra vida espiritual, Siendo así entonces : Expondremos lo que está escrito en las Sagradas Escrituras. Lea conmigo lo que dice el apóstol Pablo en. 1ra carta alos corintios, 13: 12….Ahora vemos como en un espejo, en obscuridad. Así se expresaba el apóstol de las promesas de gloria, de lo que aún no somos participantes y claramente dice: Ahora vemos por espejo, es decir nada más se vislumbra el reflejo, a través de la promesa, y no podemos llegar a conclusión plena, o mejor dicho a la imaginación total, aún Pablo expresa que lo que alcanzamos a ver en la promesa, se mira en obscuridad.

Esto tampoco quiere decir que sean las promesas del Señor, simplemente ilusorias, más bien nos está dando a entender que tal grandiosidad en nuestra mente, no se puede alcanzar. Y para que confirmemos esta parte leamos lo que dice en 2 corintios, 4: 18 .No mirando a las cosas que se ven, porque las cosas que se ven son temporales, más las cosas que no se ven son eternas.

Las únicas cosas llamadas eternas son las que están establecidas en las promesas de gloria, ofrecidas por El Eterno Dios, cosas que únicamente se alcanzan a contemplar en reflejo de la esperanza y de la fè través de Espíritu. Esto pues, lejos de desanimarnos, nos debe de alentar y animar en procura de alcanzar las promesas eternas.

Siguiendo con la meditación sobre el milenio, diremos primeramente que este término solo aparece el libro de apocalipsis, 20: 4, 5, 6. Sin embargo, este tiempo de mil años será especial por sorprendentes acontecimientos, no alcanzados por la imaginación humana pero llegarán a la realidad.

Para un mejor entendimiento lo dividiremos en varios subtítulos.

¿CUÁNDO EMPEZARÁ EL MILENIO?
Esta es una pregunta que surge cuando es tratado este estudio, pues es indiscutible que a nosotros nos gustaría saber esto cuando se llevará a cabo. Escudriñando las paginas del Eterno libro, encontramos que para el efecto, que para el milenio son tres los acontecimientos marcados, para dar inicio al mismo, es decir cuando estos acontecimientos lleguen estarán dando principio la iniciación de la época milenial.

PRIMER CONTECIMIENTO.
Sucederá por sublimidad y por orden de los hechos, encontramos que es la segunda venida gloriosa del Señor Jesucristo. Es de enfatizar que ninguna promesa de gloria tendrá su cumplimiento previo, antes que El Señor Jesucristo retorne a la tierra en su segunda venida. Cuando esto acontezca se estará dando inicio al REINO MILENIAL.

Sabemos, que su segundo advenimiento será para que se le corone como el Rey de Reyes y el Señor de los Señores.

Su aparición será notoria en todo el universo y objetivamente su venida a la tierra será como nos lo explica Rev.: 11: 15. Y el séptimo Ángel tocó la trompeta y fueron hechas grandes voces en el cielo que decían: Los reinos del mundo han venido a ser los reinos de nuestro Señor y de su Cristo; Y reinará para siempre jamás. Según este pasaje, el acontecimiento que con llevará en la segunda venida del Señor, será para ser Rey de gloria y gobernar en toda la tierra. Podríamos decir que: Para que se inicie, necesario es que El venga, y tomemos en ésta parte lo que también dice el apóstol en 1 Pedro en su segunda carta 1: 16. Porque no os hemos dado a conocer la venida de nuestro Señor Jesucristo siguiendo fábulas por artes compuestas, sino habiendo con nuestros propios ojos visto su majestad.
¿Qué mayor acontecimiento de inicio para una era como lo será la majestad del Señor para el principio del milenio? Así pues, se iniciará el reino milenial con la venida Gloriosa del Señor Jesucristo.

EL SEGUNDO ACONTECIMIENTO:

Lo que marcará el inicio del milenio será la primera resurrección de los muertos. Esta resurrección de los santos está plenamente ligada con ello.

Ya hemos expuesto que la segunda venda venida del Señor en gloria será el máximo acontecimiento que estará dando el inicio, pero a la vez, cuando el Señor se manifieste, entonces tendrá lugar también la primera resurrección, 1 de tés. 4: 16-17. Porque el mismo Señor, con aclamación, con voz de Arcángel y con trompeta de Dios decentará del Cielo y los muertos en Cristo resucitarán primero.

Muy claramente el apóstol nos marca la revelación de que en la venida del Señor se operará la resurrección de sus santos. Esta resurrección no puede llevarse a cabo antes, como tampoco es posible creer que los que han sido dignos del reino, ya estén participando de la vida eterna y transformada. Según el apóstol esto acontecerá hasta que El aparezca en la nubes del cielo, y entonces sí los muertos en el Señor se levantarán para vida. Así que es incorrecto por la misma enseñanza de las escrituras que se diga que cuando alguien muere y a guardo la fè del hijo de Dios ya ha pasado a estar en la presencia del Señor, o que ya está gozando de la vida eterna, por cuanto esta resurrección se llevará a cabo precisamente en su advenimiento.

Notemos lo que dijo el Señor Jesús: Juan 5: 28-29. No os maravilléis de esto porque vendrá hora cuando todos los que están en los sepulcros oirán su voz, y los que hicieron bien, saldrán a resurrección de vida ; Pero lo que hicieron mal a resurrección de condenación. Notemos que el Señor manifiesta que la hora vendrá cuando los muertos, sin acepción alguna tendrán que incorporarse del sepulcro, pero unos para vida y otros para condenación, pero al hacerse la diferencia de las dos resurrecciones, encontramos que hay diferencia también en lo que concierne al tiempo de las mismas; Así tenemos que la primera resurrección se llevará a cabo cuando El venga, dando así cumplimiento al acontecimiento del inicio milenio.

Confirmamos esta parte leyendo APOCALIPSIS 20: 6. Bienaventurado y santo el que tiene parte en la primera resurrección, la segunda muerte no tiene potestad de estos; Antes serán sacerdotes de Dios y de Cristo y reinarán con El mil Años. La confirmación de este pasaje es hacer notar: Que la primera resurrección viven para tomar parte con El mil años.

TERCER ACONTECIMIENTO:

Este acontecimiento es notable, por cuanto así como los anteriores nunca han sucedido en toda la historia de la humanidad y de la tierra. Este tercer acontecimiento: La prisión de Satanás, esta parte es bíblica y lo encontramos en Apoc. 20: 1 y vi un Ángel descender del cielo, que tenia la llave del abismo y una grande cadena en su mano. Y prendió al dragón, aquella serpiente antigua, es el diablo y Satanás.
Desde que este ser se convirtió en el enemigo del bien y de los planes del Señor, jamás ha estado vedado de su libertad, ha obrado en la impiedad, en el mal y millares de millares han sucumbido ante su especial obra de convertirlos en rebeldes y enemigos de Dios. Sin embargo, cuando llegue el momento de que se inicie el milenio, Satanás será puesto en prisión, Por el poder del todo Poderoso.

No engañará más, no perjudicará más la obra del Señor, será encarcelado ese espíritu maligno que por todos las centurias de los tiempos a llevado cautivas a las almas a la perdición eterna, y entonces para iniciar la era del milenio será necesario este suceso. Ahora bien ¿porque decimos que esto será el inicio del milenio?, leamos lo que dice apoc.20- 2. Última parte:.. Y lo ató por mil años.

Como decíamos al principio de nuestro estudio, solamente en este capítulo 20 de apocalipsis, se menciona el milenio, por lo consiguiente, cuando aquí dice que fuè atado por mil años, se está refiriendo a que: Al principio de esa era maravillosa, el espíritu malo será atado, y cortado su libertad.

El milenio se iniciará ya sin la presencia aterradora del maligno espíritu, así esta escrito en el versículo 3: y arrojólo al abismo ,y le encerró, y selló sobre él, porque no engañe mas a las naciones, hasta que mil años sean cumplidos… ese acontecimiento será para que ya nos imaginemos la paz plena, absoluta, y grandiosa que habrá en toda la tierra; porque seguros estamos que actualmente en la tierra no hay un solo rincón en donde no se haya manifestada la obra del maligno, todo parece estar infectado del veneno mortal de Satanás, y nada a dejado sin que esté salpicado de la inmundicia; ha trabajado de día y de noche, sin cesar, para que los millones de seres humanos, de una u otra manera sucumban ante la fatalidad del pecado y todo lo ha hecho sin compasión alguna, sin consideración a la humanidad, adolecentes, jóvenes , ancianos hombres y mujeres todos han sido víctimas de él

Es por eso que el revelador lo contempló de esta manera: apocalipsis. 12: 12. ¡Ay de los moradores de la tierra y del mar!, porque el diablo a descendido a ellos y teniendo grande ira, sabiendo que tiene poco tiempo. Y Sabiendo esto, que su tiempo es corto, Satanás ha descargado su ira y todo su furor en la raza humana, los estragos han sido profundos y lamentables, y día a día, hora tras hora, no cesa, no descansa de llevar tras si las almas.

Pero he ahí la intervención divina, que será atado y puesto en prisión, por eso debemos estar alerta, y cuidar nuestra vida espiritual, porque la saña y el furor del enemigo no cesará hasta que el Ángel selle sobre él la prisión; Solo hasta entonces dejará de ser el león rugiente que anda en derredor buscando a quien devorar.
Tres son los sucesos que darán inicio al milenio: La segunda venida de Jesucristo, la primera resurrección de los santos y la prisión de Satanás. Así comenzará una nueva era sobre el planeta tierra.

EL MILENIO : ¿ QUE ES?

En muchos lectores de la sagrada escritura surge esta interrogante ¿que es el milenio?. Pues la respuesta la encontramos en ella misma .Y para este sub-tema tenemos también cuatro puntos que se relacionan con lo que será el milenio, una vez haya regresado, y que los redimidos hayan resucitado y que Satanás esté en prisión.

Con la imaginación de estos singulares acontecimientos trataremos a la luz de las Escrituras de explicar este punto. Primeramente encontramos que el milenio es: EL REINO De CRISTO, leeremos una vez Apoc. 11: 15: Y el séptimo a Ángel tocó la trompeta, y fueron hechas grandes voces en el cielo que decía: Los reinos del mundo han venido ser los reinos de nuestro Señor y de su Cristo.

Si pues, el Señor aun no está reinando sobre la tierra, este pasaje leído nos hace comprender que cuando esto suceda, El será el Señor de toda la tierra, no tendrá límite en toda la tierra; Los reinos de las gentes desaparecerán, por lo que dice el pasaje que los reinos del mundo han venido ser los reinos del Señor. Ahora bien, es de enfatizar, que el reino del Señor, como se llama, el milenio no será mas que aquí en la tierra, los que reinarán con EL no serán llevados al cielo, sino juntamente con él estarán en la tierra. Para confirmar esto leeremos lo que dice Apoc. 5: 12 -13. Que decía en alta voz: El cordero que fue inmolado es digno de tomar el poder, las riquezas y sabiduría y fortaleza y honra y gloria y alabanza. Y oí a toda criatura que está en el cielo y sobre la tierra, y debajo de la tierra y que está en el mar y todas las cosas que ellos están diciendo: Al que está sentado en el trono, y al cordero sea la bendición, y honra y el poder para siempre jamás.

Este poder, esta gloria y alabanza, no ha sido llevado acabo , porque aún el reino aquí en la tierra no a comenzado, pues, nos dice así el versículo, 10 del capitulo 5: Y nos has hecho para Dios reyes y sacerdotes, y reinaremos sobre la tierra.. Este pasaje es claro y no se puede contradecir, por la claridad con que está escrito, por lo tanto el reino del Señor será en la tierra Juan en la revelación así lo oyó, y así lo contempló, los seres privilegiados en su alabanza dicen: REINAREMOS SOBRE LA TIERRA. Y si Cristo con los redimidos reinará en la tierra, juntamente con el profeta Isaías, tenemos la imaginación y vamos de que manera será ese reino milenial.

Isaías 11: 5. Dice: Y Será la justicia cinto de sus y la fidelidad ceñidor de sus riñones. Ese pasaje concretamente se está refiriendo al reino del Señor, y El cumplirá su reinado con justicia y fidelidad, y al ser así, veamos en qué manera entra en la tierra: versículo 6. Morará el lobo con el cordero y el tigre con el cabrito se acostará; El becerro y el león y la bestia doméstica andarán juntos y un niño los pastoreará. La vaca y la osa pacerán; sus crías se echarán juntas; Y el león como el buey comerá paja. Y el niño de teta se entretendrá sobre la cueva del áspid, y el recién destetado extenderá su mano sobre la cueva del basilisco. No harán, ni dañarán en todo mi santo monte; Porque la tierra será llena del conocimiento de Jehová como cubren la mar las aguas.

Únicamente, en el principio de la era humana se vivió, sin animales feroces, y sin que existiera la furia en ellos , pero ese ambiente maravilloso de paz perfecta se perdió por el pecado del hombre, y solo en el reinado del Señor Jesucristo, una vez mas esto será en la tierra, habrá paz perfecta en la creación.

LA RECOMPENSA A LOS APÓSTOLES.

Quizá esta no parezca aceptable, por cuanto sabemos que la recompensa a todos los escogidos será la vida eterna, sin embargo por la misma enseñanza de las escrituras encontramos que para las recompensas del Señor, se tendrán ciertas categorías; Y esto no porque el Señor vaya a hacer preferencia en recompensar, sino que muy especialmente en el milenio, aun estarán en vigencia los planes delicados del Señor.

Así pues tenemos que para los apóstoles, que fueron seguidores del Señor y que manifestaron el testimonio de la fè del evangelio en esa época, ellos tendrán un papel muy especial que desempeñar. Esto les fuè prometido por el Señor Jesús: Mat. 19-28. Entonces respondiendo Pedro les dijo: he aquí nosotros hemos dejado todo y te hemos seguido ¿que pues tendremos?

Al meditar en las palabras del apóstol Pedro, detenidamente, quizá le demos la razón, por cuanto, él decía una verdad, que todo lo material lo habían dejado, casa familia, bienes, y toda clase de posesiones, ahora se encontraban acompañando simplemente al Señor; Pedro y los demás discípulos no cabe duda que en más de alguna ocasión pensarían: ¿Que habremos de ganar con seguir a Jesús? , Pedro y sus compañeros estaban seguros que el Maestro les daría una recompensa por su fidelidad para con él. Esa seguridad hace falta en nosotros, de que el Señor nos pueda recompensar. Es por eso que ante esta interrogante el Señor les descubre los planes del futuro en el milenio. Y la respuesta del Señor es, versículo 28: Y Jesús les dijo: De cierto os digo que vosotros que me habéis seguido en la regeneración cuando se sentará el hijo del hombre en su trono de gloria, vosotros también os sentaréis sobre doce tronos, para juzgar a las doce tribus de Israel.

Esta es una promesa muy especial para las doce apóstoles, y así mismo nos hace usar nuestra comprensión, de que para el reino milenial, ellos tendrán una labor muy especial que desempeñar; Esa labor consistirá en que cada uno de los doce, estará sentado en un trono para juzgar a las doce tribus de los hijos de hijos de Israel, pero ante esta promesa surge una pregunta:¿ De que se va juzgar a los Israelitas? , pues esto es uno de los misterios que tenemos en las escrituras, Moisés el profeta lo dijo, Deut. 29: 29, Las cosas secretas le pertenecen a Jehová nuestro Dios; mas las reveladas son para los hijos de los hombres. Hay un plan para Israel en el milenio, la promesa a los doce apóstoles nos lo deja ver, pero no podemos decir con perfección en que consiste el juzgamiento a Israel, pero lo que sí vemos es muy claro, es que ellos se sentarán en un trono para hacer juicio
Valga recordar que, un trono será ocupado por Matías el sustituto de Judas. Esta promesa pues es únicamente a los doce discípulos en el milenio.

SERÁ TAMBIÉN EL REINO DE LOS REDIMIDOS.

Cuando decimos o nos referimos a los redimidos, entendemos de todas las gentes, de todos los pueblos, de todos los pueblos gentiles, que habrán aceptado al Señor. Para ellos, la promesa es diferente de cómo lo fue para los discípulos. Veamos primeramente a esta multitud, de seres redimidos. Apoc. 7: 13. Y respondió uno de los ancianos diciéndome: Estos que están vestidos de ropas blancas, ¿Quiénes son y de donde han venido? Y lo le dije: Señor tú lo sabes y él me dijo: Estos son los que han venido de la grande tribulación y han lavado sus ropas y las han blanqueado en la sangre del Cordero. Por esto están delante del trono de Dios, y le sirven día y noche en su templo. Esta multitud, de ropas blancas lo componen los escogidos de todos los pueblos y están delante del trono, dándonos ha comprender que así estarán los redimidos en gloria. Para esta multitud de redimidos, la participación es diferente Apoc. 20 -6. Dice: Bienaventurado y santo el que tiene parte en la primera resurrección; La segunda muerte no tiene potestad en estos; Antes serán sacerdotes de Dios y de Cristo y reinarán con El mil años.

Hemos de notar que para ellos, el estar en reino milenial no será una simple participación, sino será para reinar juntamente con el Señor. Ellos serán reyes, sacerdotes, que ejercerán un reinado.

Esto se puede confirmar al leer lo que dice Apoc, 5- 10: Y nos has hecho para nuestro Dios reyes y sacerdotes y reinaremos sobre la tierra. Que maravilloso es entonces comprender que aun las gentes, los cuales somos nosotros los que podemos llegar a obtener una promesa, así, de reinar con el mismo VERBO DE DIOS.

Ahora bien, la segunda resurrección se llevará a cabo pero hasta después del reino milenial, y esto se puede leer en Apoc. 20- 5: Mas los otros muertos no tornaron a vivir hasta que mil años sean cumplidos. En esta segunda resurrección, están contemplados los que habiendo oído el evangelio, fueron rebeldes a él, así mismo están contemplados los incrédulos, y todos aquellos que obraron impíamente.

La segunda resurrección, es para que se lleve acabo el juicio definitivo del Dios Todo Poderoso. Y siendo que el pasaje dice que no tornaron a vivir, este suceso se está refiriendo a que hasta después del reino milenial se llevará a cabo. Pero debemos hacer notar que no basta simplemente el conocimiento, o saber que a habrá una segunda resurrección, pues el participar de ella, es estar en la condenación definitiva. Así está escrito, Apoc: 20: 13-15: Y el mar dio los muertos que estaban en él y la muerte y el infierno dieron los muertos que estaban en ellos; Y fue hecho juicio de cada uno según sus obras. Y el infierno y la muerte fueron lanzados en lago de fuego. Esta es la muerte segunda.

Este relato de los pasajes leídos, no lo debemos tomar como algo imposible, y decir ¿y como hará Dios para que todos los pecadores resuciten, y salgan de los sepulcros, y del mar, y en fin de los lugares en donde yacen? Recordemos que todo está en las manos del Dios todo poderoso y que para El no hay nada imposible.

La resurrección de los pecadores, no importando la cantidad, que sean, está contemplado en los planes de Él, y es explicable, así como todos han venido a la vida, solo por el poder de Él. El versículo 15 agrega: Y el que no fuè hallado escrito en el libro de la vida, fue lanzado en el lago de fuego. El incrédulo, el escépticista y el libre pensador, bien puede decir, que tal acontecimiento no puede llegar a ser, pero las mismas cosas que vivimos nos enseñan que la verdad de los acontecimientos nos lo dicen las sagradas escrituras.

Y así como han sido fieles todos los acontecimientos, de la misma manera en la tierra así mismo lo será la segunda resurrección de los pecadores, los cuales serán destruidos en lago de fuego.

Dice Apoc. 21: 8. Más los incrédulos, temerosos, abominables, homicidas, fornicarios y hechiceros y a los idólatras y a todos los mentirosos, su parte será en el lago ardiendo de azufre. He aquí el castigo final, ser lanzados a la destrucción total, como lo explica el profeta Malaquías, Cap. 4: 1- : porque he aquí viene el día ardiente como un horno, y todos los soberbios y todos los hacen maldad, serán estopa, y aquel día que vendrá, los abrazará a dicho Jehová de los cuales no les dejará ni raíz ni rama.

La destrucción será total para el pecador que habrá de resucitar después del reino del milenio, no quedará sin su pago

Satanas sera liberado despues del Milenio
Y el segundo acontecimiento que nos narra la Escritura, que habrá de llevarse a cabo después del milenio, es la destrucción de Satanás. Así como este espíritu malo tuvo su principio, de la misma manera tendrá su final, y este final será causado por el poder de Dios. Veamos de que manera lo expone el libro de Apoc, 20: 9: Y Cuando los mil años fueron cumplidos, Satanás será suelto de su prisión, y saldrá para engañar a las naciones que están sobre los cuatro ángulos de la tierra, a Gog y a magog, a fin de congregarlos para el día de la batalla, y el número de los cuales es como la arena del mar.

Podemos contemplar que no obstante, habiendo estado atado Satanás por mil años, su designio y propósito será siempre el de estar en contra de Dios. Al menos así lo vemos en estos pasajes, que Satanás aun estará dispuesto a hacer la guerra. Ese ha sido siempre su propósito. Pero continúa el relato bíblico, y una vez haya congregado a esta batalla veamos lo que acontece: versículo 9. Y subieron sobre la anchura de la tierra, y circundaron el campo de los santos y de la ciudad amada. Pero hasta allí ha actuado Satanás, y entonces en ese preciso momento Dios interviene: hace descender fuego del cielo y lo consumirá. Este pues, es el fin de Satanás. Apoc: 20- 9, 10.
Así será la destrucción total de Satanás, con fuego de Dios, ya antes el Señor Jesucristo lo había explicado en su ministerio aquí en la tierra cuando dujo: Entonces dirá también a los que están a su izquierda: Apartaos de mi, malditos, al fuego eterno preparado para el diablo y sus ángeles Mat., 25: 41.

Es pues, la determinación suprema, que el espíritu maligno termine en el fuego Eterno. Y será entonces cuando se cumplan las palabras de apóstol Pablo cuando dijo: Y El Dios de paz quebrantará presto a Satanás debajo de sus pies. Romanos 16; 9. La destrucción está escrita para cuando el tiempo sea cumplido, nada ni nadie detendrá la voluntad del Todo Poderoso.

Esto pues, son los acontecimientos finales que nos marca la Escritura, previo a establecerse, el reino de la eternidad; Estos mil años serán una era gloriosa, para El Dios Padre y Jesucristo su hijo y para los que fueron redimidos de entre los hombres.

Mientras tanto es necesario que el hijo de Dios esté sentado a la diestra del Padre en los cielos hasta que llegue el tiempo de la restauración de todas las cosas. Hechos, 3: 20- 21.
Este es el reino que esperamos aquí en la tierra, este es el reino que El a prometido. Deseamos que su interés y su intención es participar en este glorioso reino milenial.

Dios ha prometido que inundará la tierra con paz, rectitud, justicia y santidad: “La tierra será llena del conocimiento de Jehová, como las aguas cubren el mar” (Is. 11:9). Incluso las campanillas en los frenillos de los caballos y las ollas de las cocinas llevarán la inscripción “Santidad a Jehová” (Zac. 14:20,21). Estas gloriosas promesas de paz, reposo y rectitud serán cumplidas durante el Milenio.
Promesas a la Creación Dios también ha hecho promesas a Su creación, las que cumplirá durante el Milenio. Dios ha prometido remover la maldición que puso sobre la creación debido al pecado del Hombre. Él ha prometido liberar a la creación de su atadura de corrupción y restaurarla a su belleza, balance y paz originales (Ro. 8:18-23).

Los animales carnívoros se convertirán en herbívoros (Is. 11:6). Los animales mortíferos dejarán de ser venenosos (Is. 11:8-9). El reino vegetal florecerá y producirá abundantemente (Is. 35 y Ez. 34:25.31). La tierra de Israel será transformada tan radicalmente que los visitantes proclamarán en asombro: “Esta tierra que era asolada ha venido a ser como huerto del Edén” (Ez. 36:35).

La razón más importante para el Milenio es que Dios va a usarlo para cumplir las promesas que ha hecho a Su Hijo. Dios le ha prometido a Jesús que será glorificado en la historia para compensarlo en parte por Su humillación en la historia. La Biblia dice a quemarropa que Jesús regresará para manifestar Su gloria (Is. 24:23; 66:18-19; 2 Tes. 1:7-10).

Dios también ha prometido que le dará a Jesús dominio sobre todo el mundo y que El reinará sobre todas las naciones desde el Monte Sión en Jerusalén (Dn. 7:13-14; Is. 2:2-4; Zac. 14:1-9). El Salmo 2 presenta un buen resumen de estas promesas. Comienza examinando la rebelión de los líderes políticos del mundo contra Dios y Su Hijo, mencionado en el pasaje como “Su Ungido” (versículos 1-2). Este salmo describe el desprecio de éstos hacia el Señor (versículo 3). Pero el salmo dice que Dios está sentado en los cielos y se ríe y se burla de ellos porque El ha señalado un día de cuentas cuando “los aterrará en Su furor” (versículo 5). Ese será el día cuando El ponga a Jesús como “Rey sobre Sión” (versículo 6). Después habla Jesús y cuenta de la promesa que Su Padre le ha hecho: “Yo publicaré el decreto; el Señor me ha dicho: Mi Hijo eres Tú; Yo te engendré hoy. Pídeme, y te daré por herencia las naciones, y como posesión tuya los confines de la tierra. Los quebrantarás con vara de hierro…” (Salmo 2:7-9). Debe mantenerse presente que Jesús actualmente es un “rey en espera”. Al igual que el Rey David, quien tuvo que esperar muchos años después de que fue ungido antes de que pudiera convertirse en rey de Israel, Jesús ha sido ungido Rey de reyes y Señor de señores, pero aún no ha empezado a gobernar. Actualmente está actuando como nuestro Sumo Sacerdote ante el trono de Dios (Heb. 8:1). El está esperando la orden de Su Padre para regresar y reclamar todos los reinos de este mundo (Heb. 2:5-9 y Ap. 19:11-16).

UNA RAZÓN FINAL
Hay otro propósito para el Milenio que debería tenerse en cuenta. Creo que Dios va a usar el Milenio para demostrarle al Hombre de una vez por todas que la religión de Satanás, el Humanismo, está totalmente en bancarrota. Todos los Humanistas, sin importar su etiqueta política o teológica, coinciden en que la fuente del mal en el mundo es externa al Hombre. Miran al mal arraigado en la corrupción de la sociedad. Creen que la solución a todos los problemas del Hombre puede encontrarse en una reforma social. Tome, como un ejemplo, su actitud hacia el crimen. Ellos creen que la sociedad es la causa raíz del crimen. Todo lo que tenemos que hacer para eliminar el crimen, argumentan, es proveerles a las personas un trabajo garantizado que les suplirá el ingreso suficiente, de modo que puedan vivir en un bonito suburbio. Pero tales reformas no transforman la naturaleza básica de las personas.

Usted no cambia la naturaleza básica de las personas cambiando su ambiente. Cambiar su ambiente simplemente los convierte en pecadores más sofisticados. El enfoque Humanista es absolutamente contrario a las Escrituras. La Palabra de Dios enseña que la fuente del mal está arraigada en la naturaleza caída del Hombre y que es el Hombre, no la sociedad, quien necesita ser cambiado (Gn. 8:21; Jer. 17:9-10; Mr. 7:20-23). La Palabra también enseña que la única manera en que este cambio puede ocurrir es a través de la labor del Espíritu Santo dentro de una persona que ha puesto su fe en Jesús.

Dios va a demostrar este punto usando el Milenio como un gran laboratorio experimental. Va a colocar a la Humanidad en un ambiente perfecto de paz y prosperidad durante mil años. Satanás estará atado. La rectitud abundará. Sin embargo, al final, cuando Satanás sea soltado, la mayoría de las personas se unirán a él cuando llame a las naciones a rebelarse contra Jesús (Ap. 20:7-10). El Milenio demostrará que el Hombre no necesita una nueva sociedad, sino un nuevo corazón.

PREGUNTAS RÁPIDAS ACERCA DEL MILENIO

¿Quiénes poblarán la tierra durante el Milenio?
Isaías 66:19 Y pondré entre ellos señal, y enviaré de los escapados de ellos a las naciones, a Tarsis, a Fut y Lud QUE DISPARAN ARCO, a Tubal y a Javán, A LAS COSTAS LEJANAS QUE NO OYERON DE MÍ, NI VIERON MI GLORIA; y publicarán mi gloria entre las naciones.  
Hace mucho tiempo que muchas tribus y lenguas que no supieron de Cristo por ejemplo Los Mayas, Aztecas etc. culturas milenarias que no supieron de la existencia del Señor Jesús que Jamás fueron predicados, evangelizados, ni conocerían del Papel y de la Sagrada Escrituras Isaías hablan de ellos
A aquéllos que estén vivos al final de la Tribulación y que hayan aceptado a Jesús como su Señor y Salvador se les permitirá entrar al Milenio en la carne (Mt. 25:3-46). Todos los incrédulos sobrevivientes serán consignados a la muerte (Lc. 17:26-37). Éste será un pequeño número de personas, porque la mayoría de aquellos que pongan su fe en Jesús durante la Tribulación serán martirizados por su fe (Ap. 7:9-14). 13 Entonces uno de los ancianos me preguntó:—¿Quiénes son los que están vestidos de blanco y de dónde vienen?
14 Yo le respondí:—Usted lo sabe, señor. Entonces me dijo: —Son los que han pasado por un gran sufrimiento. Han lavado sus ropas [a] y las blanquearon en la sangre del Cordero.

La Fidelidad de Dios El Creador de este universo es un Dios de pactos que es fiel a todas Sus promesas. El no puede mentir (Heb. 6:18). El no puede olvidar una promesa (Dt. 4:31). El es fiel incluso cuando nosotros somos infieles (2 Ti. 2:13). Así como El cumplió todas las promesas relacionadas con la Primera Venida de Su Hijo, El va a cumplir todas aquéllas que se relacionan con Su Segunda Venida, incluyendo la promesa de un reinado milenial. Muchos en la Iglesia pueden ignorar Sus promesas aún no cumplidas. Otros pueden haberlas olvidado. Pero Dios no lo ha hecho. El pretende cumplir cada una de ellas. Tenemos el privilegio de vivir en una época en la que podemos ser testigos de la forma en que Dios está orquestando los eventos de este mundo hacia el cumplimiento de todas las promesas en Su plan maestro. Engrandeced a nuestro Dios. El es la Roca, cuya obra es perfecta, Porque todos sus caminos son rectitud; Dios de verdad, y sin ninguna iniquidad en El; Es justo y recto (Dt. 32: 3b-4) La razón por la que el crecimiento será tan rápido se deberá a que los lapsos de vida se expandirán y la muerte será reducida. Isaías dice que la gente vivirá tanto como un árbol (Is. 65:22) y ya no habrá más infantes que vivan sólo unos pocos días (Is. 65:20). Aquéllos que mueran a los 100 años de edad serán considerados jóvenes y sólo aquéllos que rechacen aceptar al Señor morirán a esa edad (Is. 65:20). La implicación de la profecía de Isaías es que durante el Milenio el lapso de vida de aquéllos en la carne regresará a cómo era antes del diluvio, cuando las personas vivían entre 800 y 1000 años. 

Pero la promesa mas sublime y que me tiene emocionado es esta: Isaías 66:23 (NVI) 23 Sucederá que de una luna nueva a otra, y de un sábado a otro, toda la humanidad vendrá a postrarse ante mí —dice el Señor —. dice otra version Dios habla hoy: Y cada mes, en el día de la luna nueva, y cada semana, en el sábado, todos los hombres vendrán a postrarse delante de mí.

asi que esta claro y alimenta mi fe, y me hace feliz es que de mes en mes de sabado en sabado, de reposo en reposo estaremos en Jerusalen escuchando palabra de la misma boca del Rey de Reyes y Señor de señores asi dice:. Isaías 2:3 Y vendrán muchos pueblos, y dirán: Venid, y subamos al monte de Jehová, a la casa del Dios de Jacob; y nos enseñará sus caminos, y caminaremos por sus sendas. Porque de Sion saldrá la ley, y de Jerusalén la palabra de Jehová. y lo confirma el profeta Miqueas 4:2 Vendrán muchas naciones, y dirán: Venid, y subamos al monte de Jehová, y a la casa del Dios de Jacob; y nos enseñará en sus caminos, y andaremos por sus veredas; porque de Sion saldrá la ley, y de Jerusalén la palabra de Jehová.

Espero en el Señor te emociones en El y permanezcas en la fe y de haber podido aclarar tus  dudas, pero es el Señor que nos da de su espíritu para entender su palabra, El creador te bendiga y de conceda paz.
Defendiendo la Sana Doctrina
Iglesia de Dios.
formando Lideres con valores/Gamaliel Estrada
Predicando desde Guatelinda

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada